La vida del Buda — príncipe, guerrero, meditador, y finalmente ilustrado maestro
January 31, 2020
Cómo Xi Jinping de China destruyó la religión y se hizo Dios
February 2, 2020
Show all

¿Qué es realmente la iluminación?

Por Giovanni Dienstmann el 31 de diciembre de 2016

Encontrar el verdadero camino hacia la liberación

Los monjes budistas, los yoguis hindúes, los maestros espirituales modernos y los entusiastas de Burning Man usan el término «iluminación espiritual», pero ¿están hablando de lo mismo?

En este artículo voy a explorar qué es la iluminación espiritual, tanto la definición tradicional como la interpretación moderna. No hay consenso en torno a este tema, y es un área de intenso debate metafísico.

Mi propósito aquí es eliminar algunos conceptos erróneos, y discutir las actitudes óptimas a desarrollar en relación con este noble objetivo.

El término iluminación tiene diferentes interpretaciones tradicionales y modernas.

La definición tradicional

El concepto tradicional de iluminación proviene de las tradiciones espirituales de la India — en particular las diversas escuelas de Yoga, Vedanta y Budismo — y denota el estado más elevado de logro espiritual. El final del camino.

Algunos de los sinónimos de la iluminación, dados por diferentes escuelas de pensamiento, son:

Budismo — Nirvana, Liberación, Despertar, Cesación

Yoga — Liberación (moksha, mukti), Realización, Liberación, Soledad (kaivalya), Unión (yoga), Perfección (poorna)

Vedanta — Auto-realización, Autoconocimiento, Jnana

El concepto de iluminación proviene de las tradiciones espirituales de la India.

La raíz de la iluminación

Todas estas tradiciones tienen varios puntos de desacuerdo a la hora de definir la «naturaleza metafísica» de la iluminación. Sin embargo, en su raíz todos parecen estar de acuerdo en al menos tres puntos:

Es permanente (no se puede perder una vez alcanzado)

Implica trascender el ego

Es el fin de todas las formas de sufrimiento

Como puede ver, la barra es alta.

Hay similitudes entre este concepto y lo que se llama Salvación o el «Reino de Dios» en el misticismo cristiano, y «Unión con Dios» en el sufismo, pero explorarlos está más allá del alcance de este artículo.

Concepciones modernas

Según el Bhagavad Gita, sólo una de cada mil millones de personas «conoce la Verdad», es decir, está Iluminada. Sin embargo, hoy en día hay muchas personas que se juzgan a sí mismas para ser iluminadas. Siendo así, para el 99% de esas personas, uno de los siguientes es cierto:

a) Creen que están más avanzados en el camino de lo que realmente están.

b) Plantean diferentes niveles de iluminación, llamando a la definición tradicional «plena iluminación», y se colocan en algún lugar de esa escala.

c) Consideran que la definición tradicional de la iluminación es mítica, exagerada o imposible. Incapaces de comprender incluso cómo alcanzarla, redefinen la liberación según su nivel de experiencia.

Siempre habrá personas en la categoría «A», y no estoy tan preocupado por eso. El ego es un maestro del engaño, y se puede ver a sí mismo en la espiritualidad también.

La gente tiende a redefinir la iluminación para adaptarse a su propio viaje espiritual.

El verdadero despertar

Tampoco tengo ningún problema con la categoría «b», aunque encuentro potencialmente confuso y engañoso nombrar ciertas etapas del camino como «iluminación» cuando realmente no cumplen con los estándares tradicionales definidos para este estado (según las referencias hindúes y budistas).

Hay niveles de experiencia. No hay niveles de realización. — Ramana Maharshi (parafraseado)

Hay muchos hitos en el camino, después de lo cual ocurren transformaciones profundas y permanentes, y una gran cantidad de la posibilidad de sufrimiento futuro simplemente desaparece. Hablo de esto por haber observado a varios profesores, y también por mi propia experiencia personal. Estos hitos se llaman mejor «despertar» — y hay muchos despertares antes de la iluminación/liberación final.

Hay muchos despertares en el camino antes de que alcancen la iluminación final.

Distorsionar el significado

Pasando, el verdadero problema son las personas en la categoría «c». Están distorsionando el significado esencial de la iluminación. Quizás confunden ciertos despertares a lo largo del camino con la liberación completa, juzgándose a sí mismos como iluminados.

Para «hacer que funcione» por sí mismos, necesitan redefinir la iluminación en términos más suaves, para que coincida con su nivel. Y luego, porque obviamente hay mucho trabajo por delante para ellos, o bien dicen que «la iluminación es un paso en el camino y no su fin» o pretenden que todo lo que aún falta no es importante (como la mayoría de los neo-advaitins).

No quiero decir que todos los que dicen ser iluminados están siendo engañosos — ni significa que no son maestros espirituales eficaces. Pero, si no cumplen con los «requisitos tradicionales», me parece que les falta humildad o conciencia de sí mismos. O bien, deberían usar otra palabra para describir su experiencia/estado.

El significado esencial de la iluminación se distorsiona en los tiempos modernos.

La verdadera naturaleza de la realidad

Mirando el lado positivo, sin embargo, incluso tal riego de la iluminación es beneficioso para algunas personas, ya que hace que se sienta más alcanzable. Con eso viene una mayor motivación y dedicación a la práctica espiritual.

Sin embargo, uno puede obtener ese beneficio sin distorsionar la enseñanza inicial.

Muchas de las tradiciones coinciden en que la iluminación ya está aquí y ahora, y que es nuestra verdadera naturaleza — o la verdadera naturaleza de la realidad. No es que tengamos que lograrlo o convertirnos en él, sino que debemos eliminar los obstáculos a su expresión.

Los únicos obstáculos en su camino son los que puso allí usted mismo.

Sendero repentino vs gradual

Algunas enseñanzas consideran la liberación como un objetivo, algo para trabajar consciente y metódicamente. Hacen hincapié en la necesidad de transformar y purificar la mente — o incluso trascender por completo — a través de prácticas como la meditación, el estudio espiritual, la ética, la devoción, etc. Podemos llamar a esto el enfoque gradual.

Otras tradiciones prefieren enfatizar el aspecto «ya presente» de la iluminación, y luego centrar las enseñanzas más alrededor de indagar en su verdadera naturaleza y simplemente vivir en el presente sin apego. Podemos llamar a esto el acercamiento repentino.

Una combinación de prácticas parece más deseable. O al menos estar al tanto de las trampas de su enfoque particular. El buscador en un camino gradual también puede cultivar la sensación de que todo es perfecto aquí y ahora, y que la verdadera naturaleza es siempre accesible. Por el contrario, el buscador en un camino repentino puede cultivar las prácticas y cualidades mentales del «acercamiento lento», y contemplar la verdad de la iluminación repentina, el cultivo gradual.

Las tradiciones enseñan diferentes maneras de llegar a la iluminación que son repentinas y graduales.

Una dirección, no una meta

La iluminación completa es posible, y no es solo para los monjes. Sin embargo, es extremadamente raro. Creo que en cualquier momento del mundo probablemente haya menos de un centenar de personas en ese pico de logros.

Cuando esta verdad se vuelve clara acerca de cuán difícil y rara es la iluminación completa, muchas personas se sienten desalentadas, frustradas o desmotivadas. La cantidad de esfuerzo es tan grande, y los requisitos de tiempo son tan considerables, que muchos acaban de concluir que «la iluminación no es para mí; nunca podría practicar como esos maestros». Para la mayoría de la gente, buscarlo obsesivamente es en realidad una fuente de sufrimiento.

Todos estos problemas ocurren cuando tomamos la iluminación como un objetivo duro, y nos aferramos a ella. Y todos estos problemas desaparecen en el momento en que hacemos un pequeño reajuste en nuestra mentalidad.

No se desanime por lo raro que parece encontrar plena iluminación.

Un cambio de mentalidad

¿Qué es este reajuste? Mirar la iluminación como una dirección, en lugar de una meta.

Una meta no siempre está destinada a ser alcanzada. A menudo sirve simplemente como algo a lo que apuntar. — Bruce Lee

Esta actitud también evita los siguientes problemas: (a) sentir que usted no es lo suficientemente bueno o digno; (b) sentirse frustrado por la lentitud de su progreso o el tamaño del camino por delante; (c) querer darse por vencido; (d) diluir el concepto original de iluminación.

Una vez que lo consideras como una dirección, eres mucho más suave al respecto. Usted es capaz de disfrutar mejor el camino mismo, sin ansiedad, y de crecer hacia la liberación de una manera más orgánica. También es menos probable que su búsqueda espiritual interfiera negativamente con otros aspectos de su vida.

Camina el camino hacia la liberación viendo la iluminación como una dirección, no como una meta.

Poner las cosas en perspectiva

En muchas tradiciones, las enseñanzas son bastante binarias: o eres ignorante o iluminado. Sin embargo, dado que la iluminación es tan rara y elevada, esta forma de ver las cosas a menudo puede ser poco útil. Hay mil hitos importantes que pueden suceder antes de la plena iluminación, y muchos de ellos están cambiando la vida. Reconocer estos «mini-despertares» puede ayudar a mantener al buscador motivado y en buen camino.

Los yoguis avanzados, monjes y maestros con los que podemos compararnos están en la cima de su camino. Son como los atletas olímpicos de meditación. Muchos de nosotros sólo somos aficionados serios, aficionados o semi-profesionales. Muy pocas personas practicarán como esos maestros. Pero todo el mundo, incluido usted, puede practicar un poco, y con el tiempo disfrutar de una vida mucho más feliz, más pacífica y más significativa.

Por supuesto, podemos y debemos mirar hacia arriba a aquellos que encarnan completamente el estado de liberación, con el propósito de ser inspirados para caminar en esa dirección. Pero esto deja de ser útil una vez que se convierte en una comparación autodegradante.

No te compares con los demás, pero mantén una visión abierta de tu propio viaje.

Disfrutando del Camino

El camino espiritual existe para que podamos liberarnos del sufrimiento. Para que podamos encontrar la verdadera paz, el amor, la sabiduría, el significado. Para que podamos vivir una vida profunda, una vida de verdad. Así que aprendamos a seguir este camino y crecer en él de una manera suave — sin violencia hacia nosotros mismos (u otros), porque derrota el propósito.

Aprendamos a disfrutar del camino mismo. Entonces no habrá sacrificio. No hay lucha. Sólo la expansión natural de la conciencia.

Si obligas a un niño a crecer rápidamente y abandonar todos sus juguetes, esto no será efectivo. Incluso si crece más rápido de lo habitual, se resiente de este crecimiento, y mantendrá apegos secretos a los juguetes que fueron abandonados prematuramente.

Aprender a disfrutar del camino espiritual y dejar ir la lucha.

Creciendo orgánicamente

Si en cambio simplemente facilitas su crecimiento, llega un momento en que el niño siente ganas de renunciar a esos juguetes por su propia voluntad. Esto es un crecimiento orgánico — indoloro, natural y oportuno.

Este tipo de crecimiento se ve obstaculizado cuando tratamos de compararnos con otros en el camino espiritual, pretendemos estar por delante de donde realmente estamos, o nos aferramos a la meta final. Así que evitemos esa trampa y centrémonos en el viaje ahora mismo, donde realmente estamos, paso a paso.

Con el tiempo, a medida que nuestra práctica se profundiza, habrá una sensación de alegría, paz y libertad que viene de su práctica espiritual que es diferente a cualquier cosa que pueda experimentar en otro lugar. Cuando eso comience a suceder... entonces si todavía te lleva 5 meses, 5 décadas o 5 vidas para lograr la iluminación, no importará mucho. Eres feliz y bien, en tu lugar único en el universo, y nada más importa.

Tómese el tiempo para profundizar su práctica y permitir que su crecimiento personal se desarrolle orgánicamente.

Su ruta única

Los primeros signos de progreso en el camino del Yoga son la salud perfecta, la ligereza física, un rostro luminoso, una voz hermosa y la libertad del deseo. — Svetasvatara Upanishad

No está mal, diría yo.

Por mi lado, no practico 16 horas al día como lo hacen los monjes, ni sigo las enseñanzas perfectamente. Meduso 2 horas al día, y trato de seguir los principios y prácticas durante el día lo mejor de mi capacidad. Y puedo decirles, por experiencia personal, que los frutos de los primeros pasos en el camino de la Liberación son más valiosos que cualquier cosa que el mundo pueda ofrecerme.

Teniendo esto en cuenta, y la Ilustración como un Norte (en lugar de una meta obsesiva), sigo en el camino felizmente, sabiendo que estoy haciendo lo mejor que podría hacer con mi vida. Si la iluminación existe o no, si es posible para mí o no, buscarla parece llevar a una buena vida.

El camino que tomas es tu propio viaje y cada paso te lleva a una vida más feliz.

Pensamientos de despedida

En cierto modo, la iluminación y el servicio espiritual son la meta y el propósito de todos mis esfuerzos. Pero desde una perspectiva más pragmática, simplemente practico porque practico. Practico porque es la mejor manera de vivir.

Los buscadores espirituales tomemos en serio la iluminación, sin cambiar el significado original de este estado — para que no nos divergamos en caminos que sólo nos llevan a mitad de camino.

Tomemos la iluminación como una dirección, un Norte, y no como una meta difícil a la que aferrarnos. Si la iluminación sucede, eso es genial. Si no, caminemos con la convicción de que incluso los primeros pasos verdaderos en el camino de la liberación ya traen más beneficios para la vida y superpoderes que cualquier cosa que podamos encontrar en este mundo.

Leave a Reply

The Buddhist News

FREE
VIEW